Archivo de la categoría: Personajes

San Agapito: torturado cabeza abajo

San Agapito - visitas guiadas milanAgapito nació en Praeneste (antigua Palestrina, ciudad de la provincia de Roma), en el siglo III d. C. de una familia de alto rango. Muy joven, por sus estudios de derecho se trasladó a Roma donde se acercó también a las enseñanzas de Jesús. Convirtiéndose a la naciente religión, cayó víctima de una de las persecuciones que padecieron las primeras comunidades cristianas. Arrestado, fue llevado ante el emperador quien lo instó a renunciar a su fe. Agapito, sin embargo, se opuso firmemente y fue sometido a torturas. La intensidad de las penas a Agapito se hizo gradualmente más y más cruel. Sin comida, ni agua por varios días, debido a su resistencia, se decidió arrojarle brasas ardientes, lo que no surtió el efecto deseado: en efecto, Agapito, en vez de sufrir por el dolor de las quemaduras, se levantó agradeciendo a Dios por su fe. Entonces se ordenó atarlo a un árbol, cabeza abajo y exponerlo al fuego. También esta tortura fue inútil. El joven fue llevado al anfiteatro y arrojado a los leones. Las bestias feroces, en vez de hacerle a pedazos, simplemente le lamieron los pies. Agapito fue decapitado el 18 de agosto. Su historia se comienza a escribir a partir del siglo XI.
Parece ser que en el siglo IX, las reliquias del santo mártir fueron transferidas en una iglesia que una vez era un templo pagano y ahora es la Basílica de San Agapito de Palestrina de Lacio en Italia.
San Agapito es también una ciudad italiana de la provincia de Isernia en la región Molise. Sus habitantes veneran este santo del que la ciudad toma el nombre.
En Milán, es posible ver su estatua en el Museo de la Catedral, o simplemente mirando en alto, el lato sur de la Catedral de Milán.
Se recuerda que con el mismo ticket de entrada de la Catedral de Milán es posible entrar a su museo.

Giuseppe Verdi en Milán

Verdi Boldini

Retrato de Giuseppe Verdi de Giuseppe Boldini – Foto de dominio público tomada de Wikipedia

No aceptado por el actual Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, motivos su edad (18 años, máximo aceptaban hasta los 14) y por la posición errada de su mano al tocar los instrumentos musicales, continúa a estudiar con tenacidad música, merced a la contribución de Antonio Barezzi. Y es gracias a él que hoy podemos sentir las melodías de Nabucco, La Traviata, Aida, etc.

En su período oscuro, después de la muerte de Margherita, su primer esposa, y de sus dos hijos, Virginia e Icilio, después de su fracaso con Un giorno de reino, entra en depresión y decide de no componer nunca más. Entonces conoce dos mujeres que serán de suma importancia para su vida: la soprano Giuseppina Strepponi, compañera, amiga, consejera y más tarde segunda esposa y la Contesa Clara Maffei que lo introduce en la escena social milanesa. Escena social dictada por las iniciativas febriles anti-austríacas que culminarán en los movimientos revolucionarios de 1848 y llevarán a Verdi a expresar abiertamente sus ideales patrióticos. Y así como espectador de un país subyugado por el dominio austríaco, con su alma de compositor no puede no participar con su música al Resurgimiento que se avecina. Basta escuchar las notas de Va pensiero de Nabucco para comprenderlo.

Giuseppe Verdi en Busseto

Reatrato de Giuseppina Strepponi - visitas guiadas milan

Retrato Giuseppina Strepponi. Museo del Teatro La Scala Milán Foto de dominio Público tomada de Wikipedia

Quien es apasionado del grande compositor Giuseppe Verdi, no puede no visitar su ciudad natal, Busseto (nace precisamente en la fracción Roncole de Busseto), en provincia de Parma. Un lugar circundado por los campos verdes de la región Emilia-Romaña, donde el tiempo, como en una fotografía instantánea, congeló el paisaje de fines del siglo XIX. Pórticos antiguos creados por arcos costean la calle principal del centro histórico de Busseto. Un caminar antiguo a lo largo de tiendas particulares alternadas a restaurantes que ofrecen delicias para el paladar, apogeo de la cocina italiana: ravioles, queso parmesano, “Culatello” (jamón crudo especial). Un conjunto de sabores campesinos y refinados al mismo tiempo. Allí estudió música Verdi, ayudado por su suegro Antonio Barezzi y conoció su primera esposa, la hija de su benefactor, Margherita Barezzi que perdió en temprana edad junto con sus dos hijos Virginia e Icilio. Entonces la ciudad pertenecía al Ducado de Parma. Pero para estudiar y volverse el gran compositor que conocemos, tuvo que estudiar en Milán y frecuentar el Teatro La Scala. A Busseto  regresó y convivió varias veces en el Palacio Orlandi, con su segunda mujer la soprano Giuseppina Strepponi (mujer de mundo con hijos precedentes). Relación muy criticada  que provocó escándalo entre los habitantes de la ciudad a tal punto que  Verdi decidió comprarse la Villa en Sant’Agata de Villanova d’Arda en provincia de Plasencia (1848), cerca pero fuera de Busseto.

Casa Barezzi,  presente en el centro de la ciudad, es posible visitar y con ella deleitarse de los recuerdos y retratos que memoran el compositor. También es presente el Museo Nacional Giuseppe Verdi, museo multimedia de las obras del compositor.

Un teatro dedicado a él, el Teatro Giuseppe Verdi,  yace en la antigua fortaleza, que una vez era de la familia Pallavicino. El  compositor no puso jamás pie porque criticaba el derroche de lujo y riqueza o tal vez porque irritado por los chismes sobre él y su segunda mujer.

La imagen muestra el retrato de Giuseppina Strepponi que es posible ver en el Museo del Teatro La Scala en Milán.