Archivo de la categoría: Música

Giuseppe Verdi en Milán

Verdi Boldini

Retrato de Giuseppe Verdi de Giuseppe Boldini – Foto de dominio público tomada de Wikipedia

No aceptado por el actual Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, motivos su edad (18 años, máximo aceptaban hasta los 14) y por la posición errada de su mano al tocar los instrumentos musicales, continúa a estudiar con tenacidad música, merced a la contribución de Antonio Barezzi. Y es gracias a él que hoy podemos sentir las melodías de Nabucco, La Traviata, Aida, etc.

En su período oscuro, después de la muerte de Margherita, su primer esposa, y de sus dos hijos, Virginia e Icilio, después de su fracaso con Un giorno de reino, entra en depresión y decide de no componer nunca más. Entonces conoce dos mujeres que serán de suma importancia para su vida: la soprano Giuseppina Strepponi, compañera, amiga, consejera y más tarde segunda esposa y la Contesa Clara Maffei que lo introduce en la escena social milanesa. Escena social dictada por las iniciativas febriles anti-austríacas que culminarán en los movimientos revolucionarios de 1848 y llevarán a Verdi a expresar abiertamente sus ideales patrióticos. Y así como espectador de un país subyugado por el dominio austríaco, con su alma de compositor no puede no participar con su música al Resurgimiento que se avecina. Basta escuchar las notas de Va pensiero de Nabucco para comprenderlo.

Leonardo y la música

Analizando los dibujos y apuntes de Leonardo de sus varios códigos y manuscritos podemos deducir que era un gran amante de la música.

Cuenta el historiador, Jorge Vassari, que cuando Leonardo encontró al duca de Milán, Ludovico el Moro, se presentó con una lira de plata con forma de cráneo de caballo realizado por él, que producía un sonido fuerte y, entre los ejecutantes era el de mayor talento, destacándose también por el canto.Además según Vassari, era un hábil improvisador para entretener a los nobles de esa época.
En sus estudios encontramos varios proyectos relativos a instrumentos musicales como por ejemplo el piano-viola, tambores e instrumentos de viento. Con estos instrumentos, Leonado, demuestra una vez más su genialidad, inventando aparatos mecánicos e implementando recursos que lo llevarán a soluciones originales.
Los folios del Códice Atlántico expuestos en este momento en la Pinacoteca Ambrosiana de Milán muestran sus estudios relativos a la música. Muy interesante es el tambor militar, que durante los cortejos podía dar el ritmo al desfile. Además en guerra podía señalar las acciones de los soldados, o simplemente, acobardar al enemigo. En los folios 877 r y 837 r se puede apreciar un esbozo y el proyecto acabado respectivamente.

Otelo de Giuseppe Verdi

Giuseppe VerdiVerdi, en su vejez, quiso componer algo importante. Le pidió a su amigo, Arrigo Boito, que le ayudará a elegir y él le sugirió contemplar las obras de Sakespeare. La idea le gustó mucho a Verdi. Y así fue que  compuso “Otelo”. Fue interpretada la primera vez,  en 1887,  por Francesco Tamagno, Romilda Pantaleoni, Victor Maruel y otros cantantes no menos importantes. Verdi la ejecutó en La Scala 25 veces y cada vez el público le pedía la repetición de fragmentos como el “Credo in un Dio crudel ” del barítono, el coro “Fuochi di Gioia” y el “Ave María” del Soprano.
En principio este trabajo fue duramente criticado por los críticos de música, pero Verdi finalmente había creado lo que se llama el “drama lírico”, uniéndose así, idealmente al  creador del melodrama, es decir a Claudio Monteverdi (1567-1643).