El Caballo de Leonardo

Caballo de Leonardo - visitas guiadas milan
El duque de Milán Ludovico el Moro hijo de Francesco Sforza, primer duque de esta casa, fue el promotor de los esponsales de conveniencia de su sobrina Bianca María Sforza, con Maximiliano I, rey austríaco. Por este motivo toda la ciudad de Milán estuvo  de fiesta. La ceremonia de boda fue celebrada el 30 de noviembre del 1493 y, a continuación, el cortejo nupcial de damas y caballeros tomó inicio hacia la tierras de Alemania, pasando por Como, navegando el lago, atravesando Bellagio y luego varios lugares de la Valtelina y los Alpes.

Parece ser que Leonardo  da Vinci formó parte de este corteo nupcial debido a que anotó los lugares que cruzaron. Además, por el feliz evento, Leonardo se tomó el encargo de exponer un modelo de creta de un caballo que con mucho énfasis había estudiado en un proyecto ambicioso. Era una estatura colosal que con varios modelos, posiciones del cuerpo, de la cabeza, de los músculos y patas, muy profundamente el  Gran genio analizó (varios folios lo comprueban, véase en la Colección Real de Windsor y en los Códigos de Madrid).

Por los esponsales, todo el Castillo Sforzesco fue decorado y en medio de su patio se erigió el monumento ecuestre en memoria de Francesco Sforza, padre de Ludovico el Moro. Aunque si estaba hecho de creta, una patina especial lo recubría y lo hacía brillar como si fuese de oro. Era alto 7,13 metros y para su fusión habrían sido necesarios 653 quintales de bronce, obra que para esa época no era fácil y por motivos económicos y prácticos no fue jamás realizada.

El modelo de creta estuvo presente en el Castillo Sforzesco hasta que fue destruido por las tropas francesas que invadieron Milán a fines del siglo XV.

Hoy esta colosal estatua del caballo, proyecto de Leonardo da Vinci, se puede admirar en el patio del hipódromo de Milán, en la versión de la escultora norteamericana Nina Akamu.

Bibliografía:

Bruno Nardini – Vita di Leonardo – Giunti