Archivo de la categoría: Palacio Real

Manet y París moderna en Milán

El balcón - Manet - visitas guiadas milanEn el Palacio Real de Milán se puede ver  hasta el 2 de julio 2017,  la exposición denominada Manet y París moderna. Los lienzos, dibujos y acuarelas  provienen de la colección del Musée d’Orsay de París. Entre las creaciones el lienzo que es una de sus obras cumbres, El Flautista, en que el autor retrae un jovencito que toca la flauta con el semblante de su habitual modelo Victorine Muerent, también pintora. Esta obra fue rechaza en el Salón de París en su tiempo. Se expone también el retrato de Emile Zola de 1868, El Balcón de 1869 y La Camarera de la Cervecería de 1879, entre otras. Se pueden ver además, obras de Cézanne, Degas, Renoir, Gauguin, Fantin-Latour, Monet y otros artistas de su época. Por ejemplo, La Escuela de danza de Ópera de Edgar Degas de 1872, El Baño de Alfred Stevens de 1874 y El Baile de James Tissot.

El pintor parisino Eduardo Manet nace en 1832 y muere a 51 años. De carácter rebelde y tempestuoso, desde muy joven se interesa por el dibujo al que se dedica todo el tiempo relegando los estudios. Cuando su padre quiere hacerle estudiar  abogacía, porque no le permitía cultivar su pasión por el dibujo, decide de emprender la carrera militar, embarcándose en un buque mercante como simple marinero. Al regresar no renuncia a su pasión por el arte y, no obstante, la oposición de los padres elige como escuela de arte el estudio del pintor francés, popular en su tiempo, Thomas Courture. Su carácter indócil lo lleva pronto a ponerse en contraste con su maestro. Eduardo consideraba que los modelos y las poses que se adoptaban eran muy rígidos y que esto generaba cuadros sin vida. Según su parecer los modelos tenían que tomar poses naturales, como los movimientos habituales de todos los días y no posturas fingidas. A pesar de su rebelión, va a estudiar a los grandes maestros en el extranjero, en particular en Italia, se instruye en Florencia.

Su anticonformismo se acentúa cuando conoce el poeta Charles Baudelaire que, sin dudas, influenciará su trabajo y que pintará como el Bebedor de Asencio. Manet no describe solamente los personajes en el proprio ambiente, introduce en sus obras el concepto de vicio y de miseria. Courture no acepta la nueva figuración del alumno, pero Manet sin desanimarse persiste con su intención. En sus primeras obras denota preferencias por los trabajos de los pintores españoles como Velázquez, el Greco y otros.  A inicios de 1860, su obra es considerada con juicios negativos en los grandes salones de París, incluso es muy criticado el famoso Desayuno sobre la Hierba (1863) que tanto admiraba Emile Zola. Más adelante se interesará también de sujetos relativos a la historia.

Con él una nueva era se abre hecha de modernidad y vida, que entra con indiferencia e ironía.

Simbolismo – El Elegido de Ferdinand Hodler

El elegido - visitas guiadas MilánEl simbolismo es un movimiento artístico que se remonta a fines del siglo XIX. Fue en sus comienzos una reacción literaria contra las ideas naturalistas y realistas, que exaltaban la realidad cotidiana y considerándola como ideal. Estos movimientos causaron un recio repudio en la juventud parisina, llevándolos a exaltar la espiritualidad, el mundo imaginativo y el onírico. El primer poeta que reaccionó fue el artista francés Charles Baudelaire. En efecto, el movimiento tiene sus principios en Las flores del mal, libro insignia de Baudelaire.
La pintura simbolista manifiesta su interés por lo subjetivo, lo irracional. Traspasa la apariencia física del objeto, alcanzando lo sobrenatural, que va unido a lo religioso. Los pintores y poetas ya no pretenden plasmar el mundo exterior, sino que el onírico y fantástico por medio de la alusión mediante el símbolo.
La pintura simbolista se propone como medio de expresión del estado espiritual, emocional y de las ideas del individuo, a través del símbolo o de la idea. Entre los temas más importantes que esta pintura ha abrazado, encontramos la religión, incluso precursora de la espiritualidad, es quizás el tema más complejo y fascinante, desarrollando una pintura en gran medida trascendente, en la mitad entre irracionalidad mística y pasión intensa física y carnal: una dualidad, a menudo, vivida con ambigüedad y sofocante culpa.
Entre los exponentes más importantes del simbolismo se recuerda el pintor suizo Ferdinand Hodler, que sigue su personal principio de paralelismo basado en una composición que caracteriza todas sus obras y consistente en la repetición de formas semejantes dando a su pintura coordinación arquitectónica y ornamental, combinando naturalismo con abstracción. En su cuadro El Elegido de 1903, presente en estos momentos en la Muestra sobre el Simbolismo, en Palazzo Reale de la ciudad de Milán, el artista representa un prado florido con seis figuras angelicales flotantes que parecen bailar lentamente alrededor de la figura de un niño, desnudo, de cuclillas, delante de un pequeño arbusto, las manos juntas, con la vista dirigida hacia arriba, como alegoría de la pubertad o de la primavera, combinando elementos cristianos y paganos, usando un lenguaje iconográfico formal y expresivo totalmente nuevo.

La crátera de Assteas

Cratera Europa - visitas guiadas MilánEs una vasija griega que se remonta a 350 a 340 a.C, proveniente de Magna Grecia. Pintada con figuras rojas, amarillas y blancas, está representado el Rapto de Europa por Zeus disfrazado de toro blanco. Presentes también  la figura de Escila, Tritón, peces y hasta un pulpito. Tiene firma del gran ceramista de Paestum, Assteas. Obra cumbre del artista, hoy está conservada en Museo Arqueológico Nacional de Sannio Caudino en el Castillo de Montesarchio, Benevento, donde estuvo prisionero Carlo Poerio, patriota y político italiano.
Los grandes ceramistas y pintores de Paestum Assteas y Phython fueron los únicos autores que firmaron sus obras en Magna Grecia.
En el Libro II de las Metamófosis de Ovidio se lee que, Zeus, enamorándose de Europa, hija de Agenore, secuestra a la virgen bajo la apariencia de un toro blanco. Ella lo monta a caballo y el toro nada por el mar, hasta Creta.
Es posible ver la cratera del Rapto de Europa visitando la exposición “MITO y NATURALEZA de Grecia a Pompeya” en Palacio Real de Milán.
Siempre signado Assteas, una vez, se exponía en el Museo del Teatro de La Scala de Milán, un fragmento de cratera de caliz, con la parodia del mito de Casandra y de Ajax que hoy se conserva en el Museo de Villa Giulia de Roma.