Retablo Trivulzio en el Castillo Sforzesco de Milán

Retablo Trivulzio - Andrea Mantegna - visitas guiadas milanEsta obra que se conoce con el nombre de Retablo Trivulzio (Pala Trivulzio) porque perteneció a la colección del príncipe Luigi Trivulzio, se titula “Madona en gloria con los Santos Juan el Bautista, Gregorio Magno, Benedicto y Jerónimo” y es una témpera sobre lienzo que mide 287 x 214 centímetros. Es del gran artista paduano Andrea Mantegna y se remonta a 1497. En origen había sido colocada sobre el altar mayor de la Iglesia de Santa María en Organo de Verona y hoy se conserva en la Pinacoteca del Castillo Sforzesco de Milán.

La composición ha sido realizada con la técnica de la perspectiva escorzada del tipo de abajo hacia arriba (sottoinsú) que le otorga majestuosidad. Similar a ella y de un año antes es la Madona de la Victoria del mismo artista, conservada en el Museo del Louvre y en que el grupo compositivo de la Virgen, santos y otros personajes están colocado en un nicho arquitectónico adornado con vegetación. En vez, en el retablo Trivulzio desaparece la arquitectura y toma el puesto un cielo con un denso escenario vegetal de frutas y flores. Una almendra repleta de ángeles querubines rodea a la Virgen que parece estar sentada en un trono y, en vez, está en Asunción. Ángeles cantores en los pies de la composición introducen la perspectiva.

Jesús bendice y posee un collar con colgante de coral, símbolo que alude a la Pasión de Cristo. La Virgen tiene en mano una rosa, su emblema, símbolo de maternidad y misterio (María es llamada Rosa Mística en las letanías). A la izquierda San Juan el Bautista que indica al Niño, San Gregorio Magno con la tiara papal lo observa extasiado, San Benedicto con el báculo y San Jerónimo sostiene con una mano la Biblia y con la otra un modelito de la Iglesia.

El toque final que ciertamente impresionaba a los fieles que frecuentaban la iglesia y a los turistas que han visto este retablo y que hoy pueden ver todavía es un delgadísimo trazado de oro que le confiere aún más grandiosidad.

De Andrea Mantegna, entre sus obras más destacadas, merece mención las ejecutadas en Mantua, para la familia Gonzaga en que pintó los frescos de la Cámara de los Esposos, el Retablo de San Zenón en Verona y el Cristo Muerto de la Pinacoteca de Brera de Milán.

En la Pinacoteca de Brera es posible apreciar también, de Mantegna, el cuadro de la “Madona con el Niño y un coro de querubines” y no se pierdan la “Virgen con el Niño durmiente” y el “Retrato masculino” en el Museo Poldi Pezzoli siempre en Milán.

Bibliografia:
• Philippe Daverio – Guardar Lontano Veder vicino – Esercizi di curiosità e storie dell’arte – Rizzoli
• Philippe Daverio – Il gioco della pittura – Rizzoli
• La Pinacoteca del Castello Sforzesco a Milano – Guide Skira