Archivo de la categoría: Iglesias

Restos de Reyes Magos en Milán

San Eustorgio - Visitas guiadas MilanEl lugar donde se encuentran los restos de los Reyes Magos es la Basílica de San Eustorgio en Milán. Debajo de este edificio existe una antigua área de cementerio del período romano que se remonta al III-IV siglo d. C, con tumbas cristianas y paganas. Es el Cementerio de los Mártires como había sido llamado por San Ambrosio.

De acuerdo con una antigua tradición el Apóstol Bernabé del siglo I d.C, compañero de San Pablo, considerado el primer Obispo de Milán (no hay documentación al respecto), en este lugar predicó el Evangelio y bautizó a los primeros cristianos de Milán.

Cuenta la tradición que cuando Eustorgio desembarcó en los Abruzos llevaba consigo los despojos mortales de los Reyes Magos transportándolos, a continuación,  en una gigantesca urna arrastrada por bueyes. Al alcanzar la zona de la actual basílica los animales se detuvieron y no quisieron proseguir.

En 1164 cuando Federico Barbarroja saqueó Milán, se robó también los restos mortales de los Reyes Magos, llevándolos a Colonia. Habrá que esperar hasta inicios del siglo XX, a que el Obispo Andrea Carlo Ferrari logre que le devuelvan una pequeña parte de dichos restos, hoy conservados en un arca dentro de la basílica.

Varias restructuraciones llevadas a cabo en el siglo XIII transformaron a fondo el espacio relativo hasta que en el año 1220 ingresaron los monjes dominicos que construyeron su convento al lado de la basílica, cuyas aulas fueron sede universitaria y de la Inquisición.

Es importante recordar al Inquisidor pontificio de Milán, Pedro de Verona, que fue asesinado en 1252 por mano de algunos herejes. Canonizado en poco tiempo, sus restos se encuentran en la Basílica de San Eustorgio, hoy en la Capilla Portinari dentro del Arca de San Pedro Mártir, objeto de veneración.

Con el tiempo los dominicos dejaron el convento porque pasaron al de Santa María de las Gracias donde en su refectorio se encuentra pintada la Última Cena de Leonardo da Vinci.

El convento con el tiempo fue restructurado y convertido en el Museo Diocesano.

Claustro místico de Chiaravalle

claustro-chiaravalle- visitas guiadas milanLa Abadía de Chiaravalle, situada en Milán fu fundada en el siglo XII,  por voluntad del Abad Bernardo y fue creada para albergar una comunidad de monjes Cistercienses.

En el siglo XV, Donato Bramante restructuró el edificio, erigiendo el salón capitular y mitad del claustro grande,  demolido a mediados del siglo XIX.

Atravesando los muros que una vez eran defensivos con puente levadizo, se nota la iglesia imponente que presenta techo a dos aguas y fachada barroca.

Entrando, muchos elementos son dignos de admiración: columnas, frescos, coro de madera entallada, etc. Pero el fulcro de la Abadía es el claustro, donde están asomados los edificios para la vida del monasterio.

Pasando de la iglesia al claustro,  encontramos , sobre la puerta, el  fresco de la “Madona con el Niño y los Monjes Cistercienses”, obra del pintor piamontés, Gaudenzio Ferrari.

Todo es silencio, todo es paz, desde este magnífico claustro a través de la ventana del salón capitular se observan tres vistas de Milán bramantescas, dos tondos de Lorenzo Lotto y algunos pedazos de frescos de los Fiamenghini.  Las tres vistas de Milán han servido para reconstruir monumentos de la ciudad, destruidos.

Continuando la circulación por el claustro, encontraremos el refectorio y apreciaremos la impresionante torre cimborrio que cobija las campanas.

Columnas dobles rodean el jardín central y una columna anudada, formada por cuatro columnas entrelazadas en un nudo central, tiene simbología exotérica, representa  el eje del mundo, el eje de la rueda, el árbol de la vida, sobre ella se erigen los templos o bien es puente entre cielo y tierra, entre humano y divino. Según algunos estudiosos, uno de los símbolos templares es justamente la columna anudada.

Basílica de San Lorenzo Mayor de Milán

San Lorenzo Mayor - visitas guiadas milanCaminado por el Parque de las Basílicas, de repente, nos aparece una construcción con forma de exedra, rodeada por edificios menores satélites. La impresionante construcción es la Basílica de San Lorenzo Mayor en Milán, que por su arquitectura es una de las más importantes iglesias del mundo.  Construida probablemente como capilla palatina debido al cercano palacio imperial romano, ahora desaparecido, se remonta al siglo IV d.C. Fue reconstruida varias veces, la primera en el  siglo XI, pero como la vemos ahora, se remonta al siglo XVI. En efecto, en dicha época Martino Bassi llevó a cabo su reconstrucción luego del derrumbe de parte de su estructura. En 1619 construyó su cúpula la más grande de Milán y, en 1894, el arquitecto Cesare Nava realizó la fachada que hoy vemos.

Antes de entrar hay una estructura de 16 columnas corintias del período romano, provenientes de un edificio del siglo III d.C. y, entre la basílica y las columnas, se erige la estatua de bronce de Constantino emperador, que es una copia de la estatua de Constantino de Letrán, en Roma.

La basílica consta de un cuerpo central cubierto por la cúpula, rodeado de unidades menores puestas radialmente. La cúpula que presenta dobles cordones está apoyada a una cornisa como base e iluminada por ocho ventanales.  Paredes de piedra vista, pilares, exedras y un deambulatorio se desarrollan a lo largo de la planta circular de dicho cuerpo. En el primer piso se extiende un matroneo.

Una copia del cenáculo de Leonardo se encuentra colgada sobre una de las paredes, obra probablemente del pintor Antonio della Corna.

Varias capillas antiguas se hallan en los cuerpos menores: la Capilla da San Aquilino que conserva antiguos mosaicos, una vez  era un mausoleo imperial, la Capilla de San Sixto (la más pequeña) y la Capilla de San Hipólito (la más antigua).

Entrando se respira el ambiente paleocristiano y la mirada de inmediato se orienta hacia la imponente cúpula.

La basílica está relacionada a la Virgen como mediadora ante su Hijo y a los mártires San Lorenzo y San Aquilino.