Restos de Reyes Magos en Milán

San Eustorgio - Visitas guiadas MilanEl lugar donde se encuentran los restos de los Reyes Magos es la Basílica de San Eustorgio en Milán. Debajo de este edificio existe una antigua área de cementerio del período romano que se remonta al III-IV siglo d. C, con tumbas cristianas y paganas. Es el Cementerio de los Mártires como había sido llamado por San Ambrosio.

De acuerdo con una antigua tradición el Apóstol Bernabé del siglo I d.C, compañero de San Pablo, considerado el primer Obispo de Milán (no hay documentación al respecto), en este lugar predicó el Evangelio y bautizó a los primeros cristianos de Milán.

Cuenta la tradición que cuando Eustorgio desembarcó en los Abruzos llevaba consigo los despojos mortales de los Reyes Magos transportándolos, a continuación,  en una gigantesca urna arrastrada por bueyes. Al alcanzar la zona de la actual basílica los animales se detuvieron y no quisieron proseguir.

En 1164 cuando Federico Barbarroja saqueó Milán, se robó también los restos mortales de los Reyes Magos, llevándolos a Colonia. Habrá que esperar hasta inicios del siglo XX, a que el Obispo Andrea Carlo Ferrari logre que le devuelvan una pequeña parte de dichos restos, hoy conservados en un arca dentro de la basílica.

Varias restructuraciones llevadas a cabo en el siglo XIII transformaron a fondo el espacio relativo hasta que en el año 1220 ingresaron los monjes dominicos que construyeron su convento al lado de la basílica, cuyas aulas fueron sede universitaria y de la Inquisición.

Es importante recordar al Inquisidor pontificio de Milán, Pedro de Verona, que fue asesinado en 1252 por mano de algunos herejes. Canonizado en poco tiempo, sus restos se encuentran en la Basílica de San Eustorgio, hoy en la Capilla Portinari dentro del Arca de San Pedro Mártir, objeto de veneración.

Con el tiempo los dominicos dejaron el convento porque pasaron al de Santa María de las Gracias donde en su refectorio se encuentra pintada la Última Cena de Leonardo da Vinci.

El convento con el tiempo fue restructurado y convertido en el Museo Diocesano.

Los comentarios están cerrados.