La tienda Borsalino

Tienda Borsalino - visitas guiadas milanDurante unos de mis tours, mientras caminaba con los clientes atravesando la Galería Vittorio Emanuele II de Milán, oí que un turística de habla española decía a la persona que lo acompañaba: “Mira, esta es la verdadera tienda de Borsalino”, fijando la vitrina y observando detenidamente los productos expuestos, es decir, los sombreros.

Los sombreros nos pueden representar reflejando nuestra personalidad; estos no deben endurecernos los rasgos, deben ser cómodos y, sobre todo, deben darnos un toque de elegancia y estilo. Por este motivo quien vende este producto debe ser capaz de aconsejarnos lo más adecuado para nosotros, no sólo por el hecho de vestirlo también porque siendo un producto caro debe valer la pena lo que se paga por él. Estas expectativas las ofrece la tienda Borsalino, sea en el prestigioso establecimiento de la Galería Vittorio Emanuele II 92, como en Corso Venecia 21.

Sus sombreros famosos son conocidos en todo el mundo tanto por sus calidades como también por la película “Borsalino” de 1970 dirigida por Jacques Deray e interpretada por Belmondo y Alain Delon en que estos dos bandidos de Marsella llevaban los famosos sombreros Borsalino. Dichos actores lucían estos sombreros mientras se ocupaban de actividades ilegales como juegos de azar, prostitución, boxeo, carreras de caballos, etc.

El famoso sombrero de nombre “Borsalino”, de fieltro gris o negro, se anuda en su longitud debajo de la corona. En algunos países se conoce como “Fedora”, pero es diferente porque el ancho del ala del Borsalino es menor del ancho del ala del Fedora.

La producción y venta de sombreros de la marca Borsalino nace en 1857, cuando Giuseppe Borsalino, en Alessandria de Piamonte, comienza dicha actividad con un pequeño taller artesanal (hoy en día en Alessandria podemos visitar el Museo del Sombrero Borsalino en la calle Cavour, 84).  Más tarde Giuseppe aumenta la producción adquiriendo nuevas maquinarias y, a continuación, su hijo Teresio, desarrolla esta ocupación llevando la empresa a niveles internacionales.

La empresa Borsalino conquista el mercado extranjero, en particular el británico con su famoso bombín, en pura competición con los bombines de la empresa Battersby Hats de Stockport de 1895.

A principios de los años noventa la Compañía Borsalino es comprada por empresarios de Asti, dándose inicio a un nuevo impulso para la empresa, sobre todo en el campo de la exportación.

A 160 años de su fundación merece recordar que cuando cumplió los 150 años en 2007, fueron lanzados en el mercado dos sombreros con nombres dedicados a los protagonistas de la empresa: “Giuseppe” y “Teresio”.

Hoy en día la tienda Borsalino vende también corbatas de calidad, perfumes, bufandas, cinturas y otros objetos de peletería. Lo que nos recuerda que un pequeño taller artesanal puede transformarse en una industria real.

 

Los comentarios están cerrados.