Claustro místico de Chiaravalle

claustro-chiaravalle- visitas guiadas milanLa Abadía de Chiaravalle, situada en Milán fu fundada en el siglo XII,  por voluntad del Abad Bernardo y fue creada para albergar una comunidad de monjes Cistercienses.

En el siglo XV, Donato Bramante restructuró el edificio, erigiendo el salón capitular y mitad del claustro grande,  demolido a mediados del siglo XIX.

Atravesando los muros que una vez eran defensivos con puente levadizo, se nota la iglesia imponente que presenta techo a dos aguas y fachada barroca.

Entrando, muchos elementos son dignos de admiración: columnas, frescos, coro de madera entallada, etc. Pero el fulcro de la Abadía es el claustro, donde están asomados los edificios para la vida del monasterio.

Pasando de la iglesia al claustro,  encontramos , sobre la puerta, el  fresco de la “Madona con el Niño y los Monjes Cistercienses”, obra del pintor piamontés, Gaudenzio Ferrari.

Todo es silencio, todo es paz, desde este magnífico claustro a través de la ventana del salón capitular se observan tres vistas de Milán bramantescas, dos tondos de Lorenzo Lotto y algunos pedazos de frescos de los Fiamenghini.  Las tres vistas de Milán han servido para reconstruir monumentos de la ciudad, destruidos.

Continuando la circulación por el claustro, encontraremos el refectorio y apreciaremos la impresionante torre cimborrio que cobija las campanas.

Columnas dobles rodean el jardín central y una columna anudada, formada por cuatro columnas entrelazadas en un nudo central, tiene simbología exotérica, representa  el eje del mundo, el eje de la rueda, el árbol de la vida, sobre ella se erigen los templos o bien es puente entre cielo y tierra, entre humano y divino. Según algunos estudiosos, uno de los símbolos templares es justamente la columna anudada.

Los comentarios están cerrados.