Archivo de la categoría: Castillo Sforzesco

Al politico, quiosco de sándwiches, para comer a poco precio en Milán

sandwich-visitas-guiadas-milanAl Politico, un lugar para comer y no gastar mucho. Un modo de resolver la continua queja de los turísticas que no quieren gastar mucho y quieren comer sabroso en el centro de Milán. O bien para quien no quiera perder tiempo en el restaurante para gozar de la ciudad.

La ocasión para los italianos y extranjeros de vengarse de los políticos italianos, de morderlos con mucho gusto…

Un quiosco curioso y simpático que tiene un escenario sin igual a sus espaldas, el Castillo Sforzesco.

Ofrece sándwiches diferentes, rellenos de un montón de exquisiteces, para deleitar el paladar y sentarse en una de las sillas cerca de las mesitas presentes o bien en un banco del parque que rodea el Castillo, para admirarlo.

Son delicias rellenas de jamón crudo o cocido, chuleta, tocino, mortadela, quesos, alcachofas, verduras crudas y cocidas, encurtidos, mayonesa y otros condimentos. Sin duda hay que olvidarse de la dieta por ese día.

Cada sándwich caracteriza un político italiano, un senador, un diputado, un alcalde, etc.  Se puede pedir, un Prodi, un Berlusconi, un Pisapia, un Sala, un Fassino, un Alfano, etc. Se puede tomar cerveza de barril o de botella, vino u otra bebida que se desee. Y para terminar un buen café expreso. En el período invernal hay vino caliente con especias.

El gasto es menos de lo que uno se imagine: un sándwich acompañado con cerveza de barril pequeña cuesta de 6,5 a 7 euros en total, según el político que se elija.  Los rellenos de los sándwiches están detallados en un cartel presente en la parte delantera del quiosco.

Todos muy ricos, tanto los sándwiches como los políticos…

Una leyenda espeluznante: Santo Tomás en tierra mala

Es una iglesia situada entre el Teatro La Scala y el Castillo Sforzesco de Milán. Pero ¿por qué se llama en tierra mala o amarga? Algunos dicen que es debido a los enfrentamientos entre San Ambrosio y los arrianos , otros que era un lugar donde los paganos torturaban a los cristianos, pero la leyenda más conocida es la que cuenta una historia espeluznante que se remonta al período del duque Giovanni Maria Visconti, a principios del siglo XV.

Una noche cuando el duque regresaba al Castillo Sforzesco, oyó una voz desgarradora de una mujer y uno de sus siervos le informó que era una viuda que se lamentaba porque el sacerdote no había enterrado a su marido, porque era pobre y no tenía dinero. Entonces el duque verificando que se trataba del párroco de la Iglesia de Santo Tomás, exigió el entierro, con la promesa que iba a pagar él por el servicio. El duque era famoso por ser despiadado, pero en este caso, de manera extraordinaria, había sido bondadoso con la mujer. Al día siguiente se realizó el funeral y parece ser que el duque, cuando el ataúd fue colocado en la tumba, obligó, sin piedad, al sacerdote a entrar en el féretro y así fue que el eclesiástico fue enterrado vivo.

Desde ese día los milaneses llamaron a esa iglesia Santo Tomás en tierra amarga (amara en italiano), con el tiempo tomó la denominación en tierra mala.

Capilla ducal en el Castillo Sforzesco de Milán

Capilla ducal Castillo Sforzesco -  visitas guiadas milanPadre Eterno y Cristo Redentor en la Capilla ducal del Castillo Sforzesco de Milán.