Baile macabro de Todos los Santos

En el área adyacente a la Basílica de Esteban en la ciudad de Milán, había un cementerio en el siglo XII,  donde se sepultaban los fallecidos provenientes de un hospital cercano. Con el tiempo fue ampliado y luego de varias vicisitudes fue construida la Iglesia de San Bernadino de Siena. Cuando se suprimió el cementerio y el hospital, los huesos exhumados fueron reunidos en una capilla osario que es posible visitar entrando en la Iglesia. El osario está totalmente tapizado por huesos humanos, basta girar los ojos para ver cráneos, mandíbulas, fémures y otros huesos que decoran las paredes. Debajo del altar esqueletos humanos amontonados ofrecen el espectáculo de la deformidad que con el tiempo han sufrido. Sobre dichos restos un cuerpo entero más conservado extiende sus brazos esqueléticos sobre ellos.

Cuenta la leyenda que son los cadáveres de los milaneses matados por el invasor godo, Uraia, que arrasó Milán en 538. Entre estos cuerpo se encuentra el de una jovencita y parece ser que la noche de Todos los Santos, junto con otros matados dejan sus posiciones y se ponen a danzar un baile macabro, produciendo un ruido escalofriante debido a los choques de los huesos.

Gracias por intervenir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s