Archivo de la categoría: Solidariedad en Milán

Museo del 52.mo Cuerpo de Bomberos de Milán

Isotta Fraschini 1930En la calle Messina, en los números 35-37, se encuentra, en el interior del cuartel de los bomberos en una zona utilizada específicamente para el museo, una espléndida colección de artefactos del 52.mo Cuerpo del Departamento de Bomberos de Milán desde su fundación hasta la actualidad .
El cuerpo del Cuerpo de Bomberos de Milán nació hace doscientos años, durante la época napoleónica, en ese momento se llamaban el Cuerpo de Bomberos Zapadores y llevará ese nombre hasta 1938.
Conserva muchos artefactos. A partirde los métodos más rudimentarios de extinción como los baldes de los primeros bomberos hasta losvehículos motorizados, entre los que se distinguela Isotta Fraschini dela década 1930. Son coches tan eficacesque todavía funcionan (lógicamente no se usan más)y parece ser que algunos fueron utilizados incluso durante la Segunda Guerra Mundial para extinguir los incendios causados por los bombardeos. Pero recuerde que los Bomberos, aún si el nombre puede inducir a error, no tienen como única función la de laextinción de incendios. De hecho, este organismo especializado entra en acción en primera persona encualquier estado de emergencia y desastre tal como inundaciones, accidentes de tráfico, riesgos asociados con las fugas de sustancias tóxicas y nocivas, etc. Por lo tanto los objetos quese encuentran en el museo son de vario tipo y abarcan todos los aspectos de la profesión. No faltan los métodos de comunicación a los que se dedica un vasto sector, con la reconstrucción de un teléfono y una estación de telégrafos. De este reparto les ilustrarán muy bien los aspectos de la operación que, sin duda, era muy brillante. Les acompañan por las salas del museo, Bomberos reales que con pasión y bondad dedican parte de su tiempo a los visitantes para hacerles conocer, en modo exhaustivo, la realidad del trabajo de bombero. Y no hay mejor guía que pueda reemplazar a las que han experimentado de primera persona la profesión. Usted estará involucrado en el clima que prevalece en el cuartel y le parecerá percibir, aunque sólo sea por un par de horas, un precioso fragmento de la vida de esas personas a las que ponemos en sus manos nuestras vidas y a las que yo, personalmente, llevo una gran admiración.