Monumento recuerdo del suplicio en los campos de concentración nazis

Monumento mártires milaneses - visitas guiadas milanDesde los crematorios de los campos de concentración nazis, una estela de luz recuerda a nuestros mártires. En el tormento extremo del suplicio, los consoló la certeza de que la tiranía pasa, la libertad resurge”.

Estas son las palabras que encabezan uno de los epígrafes del Monumento a los mártires milaneses de la Segunda Guerra Mundial, en los campos de concentración nazis y este epígrafe habla de por sí.

Está colocado en el centro de un parterre, de frente a la iglesia presente en el Cementerio Monumental de Milán, encabezando el recorrido interior del camposanto.

Apoyado sobre un pedestal un cubo con estructura tubular blanca, presenta  en su interior una forma de cruz que conserva un recipiente envuelto con alambre de púas, símbolo de opresión. El recipiente contiene tierra de Mauthausen y tiene la intención de recordar los acontecimientos en los campos de concentración nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.

Hay además colgadas, planchas de mármol que provienen de Candoglia. Este mármol es el mismo que se utilizó para la construcción de la Catedral de Milán, símbolo de la ciudad.

Sobre el prado, placas recordatorias llevan los nombres de las 847 víctimas de Milán.

Fue realizado por el estudio de arquitectos racionalistas BBPR que es un acrónimo de sus fundadores: Gian Luigi Banfi, Lodovico Barbiano, Enrico Peresutti y Ernesto Nathan Rogers. Los primeros dos fueron deportados en los campos de concentración nazis. Banfi murió en 1945 en el campo de Gusen, un subcampo de Mauthausen, unos días antes de la conclusión del conflicto; en vez, Barbiano fue liberado y regresó a Milán.

El estudio BBPR, construyó muchos monumentos y edificios en Milán, en particular la Torre Velasca que posee una extraña forma de hongo y fue llamada así por el nombre del gobernador español del Ducado de Milán, Juan Fernández de Velasco, del siglo XVI y XVII, que dado también el nombre a la plaza circundante .

Hay otro epígrafe en el monumento  del Cementerio Monumental, que recuerda a los muertos milaneses en los campos de concentración nazi de Mauthausen y dice: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia…

Bibliografía:

Carla De Bernardi – “Non ti scordar di me – Guida per curiosi e ficcanaso al Cimitero Monumentale di Milano”. Mursia.