El engaño de la momia del Castillo Sforzesco

Fue el Marqués de Busca (italiano) quien a inicios 1800, en uno de sus viajes a Egipto, compró un sarcófago completo con momia y “Libro de los Muertos” incorporado.  Se lo vendieron como los restos del escriba Ptahmes (siglo XV. aC). El marqués, a pesar de su pasión  por la cultura egipcia, no era ciertamente un experto, porque en realidad, lo que él había comprado era el resultado de un ensamblaje de diferentes edades. El hijo del marqués, dado que era un hombre supersticioso, y temiendo que tener una momia en su casa no fuera un buen presagio, trató de deshacerse de ella, y así  la regaló al Hospital Ciceri  y más tarde pasó al Hospital Mayor de Milán. Luego, se intentó  sepultar la momia con un entierro regular en el cementerio, pero no fue posible porque el vigilante del cementerio se opuso firmemente dado que la momia no poseía  un certificado  de defunción. El destino final  de la momia y su sarcófago fue el depósito del Castillo Sforzesco y hoy se la puede apreciar, como ejemplo de fraude con éxito, en los pasillos de la sección egipcia.

Gracias por intervenir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s