Archivo de la etiqueta: Milán

Modernismo en Milán

casa galimberti - visitas guiadas milanEl Modernismo (fines siglo XIX e inicio siglo XX) es un estilo con el que se regresa a la naturaleza. En él se piensa al misticismo, al simbolismo, a la asimetría, no solamente en pintura, sino también en arquitectura y en las decoraciones.

Nace en ambiente anglosajón con el nombre de Liberty y ya en la primera Exposición Universal de Londres de 1851, se interpretan las primeras señales del movimiento.

En Francia con el nombre de Art Nouveau, se manifiesta la sabiduría del color, tomando ejemplo de las flores (basta observar el metropolitano de París para comprenderlo) y el material que prevale es el hierro, dúctil, de fácil plasticidad (basta recordar el símbolo de París, La Torre Eiffel, 1889).

En España, Gaudí se distingue por los proyectos realizados para el mecenas Eusebi Güell, en que combina la revalorización de lo exotérico con la fantasía, englobada en un contexto arquitectónico morisco.

La decoración de Milán con estilo Modernismo tiene sus raíces en el gusto por el entorno naturalista del siglo XIX, que abandona el período clásico para dejar espacio a los adornos floreales.

Basta pensar al Bar Camparino en la Plaza de la Catedral con sus muebles y mosaicos de dicho estilo y las lámparas de araña de hierro forjado.

En la calle Malpighi 3, en la esquina con la calle Sirtori, hay un edificio conocido como Casa Galimberti, en estilo Modernismo, que impacta por su efecto nacarado, creado por azulejos de colores que revisten su fachada. Los azulejos forman figuras de mujeres rodeadas de árboles y marañas, con hierro forjado en barandas que sobresalen. Imita dichos juegos también el cemento que decora la arquitectura.

Giuseppe Verdi en Milán

Verdi Boldini

Retrato de Giuseppe Verdi de Giuseppe Boldini – Foto de dominio público tomada de Wikipedia

No aceptado por el actual Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, motivos su edad (18 años, máximo aceptaban hasta los 14) y por la posición errada de su mano al tocar los instrumentos musicales, continúa a estudiar con tenacidad música, merced a la contribución de Antonio Barezzi. Y es gracias a él que hoy podemos sentir las melodías de Nabucco, La Traviata, Aida, etc.

En su período oscuro, después de la muerte de Margherita, su primer esposa, y de sus dos hijos, Virginia e Icilio, después de su fracaso con Un giorno de reino, entra en depresión y decide de no componer nunca más. Entonces conoce dos mujeres que serán de suma importancia para su vida: la soprano Giuseppina Strepponi, compañera, amiga, consejera y más tarde segunda esposa y la Contesa Clara Maffei que lo introduce en la escena social milanesa. Escena social dictada por las iniciativas febriles anti-austríacas que culminarán en los movimientos revolucionarios de 1848 y llevarán a Verdi a expresar abiertamente sus ideales patrióticos. Y así como espectador de un país subyugado por el dominio austríaco, con su alma de compositor no puede no participar con su música al Resurgimiento que se avecina. Basta escuchar las notas de Va pensiero de Nabucco para comprenderlo.

Eataly Smeraldo en Milán

Quien desea degustar productos artesanales italianos, de primera calidad, tiene la oportunidad de entrar en Eataly Smeraldo en Piazza XXV Aprile en Milán. Un local múltiple que emplea un enfoque moderno de exposición de productos alimenticios. Posee un área dedicada a las pastas frescas italianas, tallarines, ñoquis, etc. Otra totalmente destinada al gran protagonista de los productos italianos, bien conocido por su superioridad y variedad, el vino. En un rincón se elabora y vende la mozzarella, actriz humeante entre los dientes junto con la salsa de tomate, cuando se muerde una tajada de pizza.
Vastedad de productos que embriagan los sentidos.
Restaurantes de carne, de pescado, venta de piadinas romañolas, cafeterías y una heladería con sabores alpinos.
Laboratorios educativos ofrecen cursos de cocina, de degustación y hasta de guitarra para adultos, jóvenes y niños.
Hay también venta de artículos para cocinar y para la higiene personal.
Satisfacción para los paladares, un mundo de colores y modernidad para deleitarse con diferentes sensaciones.